Vestirte saludable? cómo es eso te preguntarás… Pues sí, en realidad existen alternativas antiquísimas, que actualmente se están rescatando y que no se debieron haber relegado; alternativas diferentes a nuestra forma de vestir del común.

Antiguamente por obvias razones de “escasez” en avances e industrialización, se usaba lo que se tenía a mano, sólo elementos producidos por la naturaleza, de esta manera rudimentaria se creaban fibras de plantas como el algodón, fique, el yute, el lino, cáñamo entre otros, las personas cuidaban todo el proceso desde la siembra, el cultivo, la recolección y tratamiento de estas plantas que después serían fibras tejidas convertidas en tela, con la cual hacían sus ropajes.

DEVOLVÁMONOS EN EL TIEMPO…

Al principio las prendas de vestir se crearon para solucionar la necesidad de cubrirnos y protegernos de diversas condiciones climáticas, pero más adelante se emplearon junto a los colores, para dar identidad; por ejemplo los colores púrpuras se asociaban exclusivamente para cargos de poder como reyes y altos miembros religiosos.

Estos procesos eran totalmente artesanales y elaborados a partir de lo que tenían comúnmente a su alcance, cultivando y recolectando las plantas, macerándolas, fermentándolas y haciendo un proceso en el cual se teñían las fibras que posteriormente convertían en telares y finalmente en prendas, era un ciclo donde no se desperdiciaba y se contaminaba muy poco, ya que después de utilizar por mucho tiempo su ropa, se reutilizaba cortándola en pequeños cuadritos para crear las que conocíamos como colchas de retazos, de esta manera se aprovechaba al máximo la vida útil de las telas y sus colores.

Anteriormente esta forma de vivir los colores, era sagrada, pues grandes culturas como los Nahuales de México, aborígenes de Perú y Ecuador tenían una gran conexión con la naturaleza para rendir culto a sus dioses, eran expertos conocedores de las plantas, de sus propiedades sanadoras y tintóreas, pero con el paso del tiempo estas tradiciones y procesos tan ricos culturalmente se han ido perdiendo y modernizando de formas sintéticas y contaminantes.

De los vestigios de información que ahora quedan se ha podido rescatar que se han usado:

  • pigmentos a partir de hongos,
  • Algas,
  • Flores,
  • Cortezas,
  • Bayas,
  • Arcillas y algunos insectos.

También fueron empleadas sustancias tóxicas para cambiar el ph de los tintes y así obtener variantes de color, se usaba ceniza, incluso orina. Actualmente se está volviendo a esa sensibilidad por el color, y se está recuperando de manera más simple, la creación del color con elementos que nos provee la naturaleza; todos esos procesos son totalmente adaptables para teñir nuestras prendas sin agentes tóxicos; no deja de ser un proceso largo y de paciencia como todos los procesos naturales, esto nos permite volver a las antiguas formas de vida, el respeto y adecuado manejo de los recursos.

En comparación con los tintes sintéticos, los extractos naturales no son perjudiciales para la salud al no poseer componentes derivados del petróleo, y pueden obtenerse una amplia gama de tonos desde los pasteles hasta colores sólidos, además son ecológicos y de fácil degradación compostando la materia vegetal restante del proceso de extracción.
Además de la variedad y exclusividad de sus colores, entran a jugar muchos factores, es imposible repetir un tono exactamente igual; influyen el clima, la ubicación, la estación del año, la recolección, el proceso, entre muchas otras variables, confiriéndole de esta manera un carácter único e irrepetible a cada tintura.

Proceso de teñido natural

Diseño_sin_título_(2)

El proceso de teñido natural es completamente artesanal y espiritual, se creía que tiñendo las prendas con plantas al entrar en contacto con la piel, le transferían sus propiedades medicinales y curativas, por eso en Nahual estamos tratando de rescatar esta cultura del color, que más allá de una transformación es un despertar intuitivo, de experimentar constantemente, de relacionarte con lo que te rodea; sensibilizarte y abrazar sus resultados, sobre todo dándole el tiempo necesario para su metamorfosis y constante cambio; una prenda teñida de naturaleza cobra vida, nunca para de evolucionar sorprender y mostrarte el arte de la paciencia en este camino.

En esencia una prenda teñida naturalmente se lava muy bien, se prepara para recibir el color, se elige la planta que nos otorgará sus propiedades tintóreas, con supremo respeto pidiendo permiso a la madre tierra, (sólo usamos elementos vegetales, nada de origen animal), se extrae su color y se sumerge el textil que lo tomará para sí, este proceso no tiene cabida para afanes ya que dura un tiempo prolongado, pueden ser días o semanas.

La alquimia de la naturaleza es un proceso mágico, nunca se tiene una certeza del color final y ese debe ser su atractivo principal, dejarnos sorprender por los resultados, sin exigir más de lo tanto que nos ofrece. Para nosotros es muy valioso sumergirnos en el mundo tintóreo nos conectamos más con nuestra amada naturaleza, este es un proceso de calma, valoración y amor por todos los seres que habitamos el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Abrir chat
1
👋🏼 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋🏼 ¿En qué podemos ayudarte?
Hi 👋🏼 How can we help you?